Reparacion de lavadoras San Blas

En Reparacion de lavadoras San Blas sabemos que debido a su uso constante y a la presencia de partes móviles, la lavadora es uno de los electrodomésticos que con más frecuencia sufre averías. Los inconvenientes que estos desperfectos causan son innumerables, no solo en entornos domésticos, sino también en espacios industriales, comerciales y de atención médica. Por eso es tan importante contar con un servicio de reparación de lavadoras confiable y siempre disponible.

Si tienes algún problema con tu lavadora, puedes contar con nosotros. Somos una empresa ampliamente reconocida en todo San Blas y sus alrededores, pues son ya muchos los años que llevamos atendiendo toda clase de servicios de instalación y reparación de estos equipos. Nuestros clientes satisfechos son nuestro mejor aval, y es que ellos encontraron en nosotros el aliado que responde de manera eficiente, rápida y con los mejores precios. No dudes en llamarnos y disfrutar tú también de la tranquilidad de saber que puedes contar con nosotros.

Servicio tecnico de lavadoras San Blas

Antes de pasar revista a las averías más comunes de las lavadoras y explicar algunas buenas prácticas que te ayudarán a mantenerla en buen estado, conviene que nos familiaricemos con su funcionamiento y partes principales. Estos electrodomésticos, que tanto trabajo nos ahorran tienen una operatividad muy simple. En el interior de la lavadora se mezcla agua con detergente y se mueve a gran velocidad, combinando ambos elementos, y distribuyendolos uniformemente sobre la ropa, gracias al movimiento del tambor. Posteriormente, el equipo expulsa el agua sucia, e inyecta agua limpia para retirar los restos de jabón, y finalmente, durante el centrifugado, extrae el agua para escurrir la ropa y dejarla lista para el proceso de secado. La mayoría de las lavadoras incluyen controles para regular el tamaño de la carga, la temperatura y los distintos ciclos de lavado, de acuerdo al tipo de prendas y el tratamiento que queramos aplicarles.

Todo esto es posible gracias al perfecto funcionamiento y engranaje de distintas partes, entre las que se cuentan:

  • El condensador: se trata de una pequeña pieza en forma de cilindro o barril que almacena energía eléctrica, indispensable para hacer arrancar el motor. Una vez que el motor se ha puesto en marcha, el condensador se desconecta para que la lavadora puede iniciar el ciclo o detenerse, de acuerdo a la fase del lavado. Está conectado al bobinado de centrifugado y lavado normal.
  • Programador: es el encargado de gestionar las instrucciones que regulan el funcionamiento de la lavadora, abriendo y cerrando contactos, y controlando las electro-válvulas.
  • Resistencia: es la encargada de limitar el flujo de corriente que pasa por un circuito y cumple la función de controlar la temperatura del agua del lavado. Está situada junto al termostato, debajo del tambor.
  • Módulo de control electrónico: controla las revoluciones del motor durante todo el proceso de lavado y centrifugado.
  • Presostato: es el componente encargado de cortar el suministro de agua hacia la lavadora, una vez que se ha alcanzado el nivel necesario.
  • Electroválvula de entrada de agua: Abre y cierra el paso de agua que va hacia la cubeta del detergente.
  • Cierre de puerta: en los equipos más modernos es un sistema eléctrico que impide la apertura de la puerta mientras la lavadora está funcionando, para evitar posibles inundaciones.
  • Motor: responsable del funcionamiento de la lavadora, pues suministra la fuerza que permite el giro del tambor. Posee una correa que debe estar convenientemente tensa, para activar los engranajes.
  • Termostato: regula la temperatura del agua, mediante la activación y corte de corriente.
  • Mangueras de salida y entrada de agua: conductos de alimentación de agua del equipo.

Ahora ya te será más fácil entender al técnico de lavadoras cuando te explique qué está fallando y cómo puede solucionarse la avería.

Reparaciones de lavadoras en San Blas

Cuando un cliente solicita nuestro servicio de reparación de lavadoras, generalmente nos refiere alguno de estos inconvenientes:

La lavadora no gira. He aquí uno de esos problemas que puede tener diversas causas. Para determinar su origen habrá que prestar atención al funcionamiento del equipo. Podría tratarse de la correa que une el motor con el tambor. En este caso, el motor hará ruido como si estuviera girando normalmente, pero el tambor no se mueve. Es un trabajo sencillo, pues simplemente debemos sustituir la correa, cuidando, eso sí, de que el recambio coincida con el modelo de tu lavadora, pues cada equipo utiliza correas específicas. Si al llamarnos nos detallas el problema y nos indicas el modelo y marca de tu lavadora, nuestros técnicos irán ya equipados con el repuesto, para hacer la sustitución rápidamente en una sola visita.

Para descartar que el problema sea con el programador, debemos fijarnos en qué sucede cuando iniciamos un programa de lavado. Si arranca normalmente, podemos estar tranquilos, pues el problema no tiene que ver con este componente.

Pero si el motor no hace ningún ruido, podría tratarse de una falla grave, que incluso conlleve a la necesidad de sustituir la lavadora, pues el coste de la reparación sería muy elevado.

Otra avería común es que el tambor gire, pero lo haga de manera irregular. Puede ser algo tan simple como una mala distribución de la carga de ropa, que genere un desequilibrio en el centrifugado. También puede deberse a que la correa se haya aflojado por el uso, y por eso se produzcan esos saltos o trompicones. Bastará entonces con sustituirla, tal como explicamos anteriormente.

La falta de agua o el suministro insuficiente puede deberse a una falla en la electroválvula. Esta pieza puede verse afectada por la acumulación de cal o por un fallo eléctrico, y en ambos casos lo más conveniente es reemplazarla. Sin embargo, antes de tomar esa decisión el técnico de lavadoras debe comprobar también el presostato, pues es posible que un atascamiento de los conductos sea el responsable de esta avería. Si ese fuera el caso, simplemente deberá retirarse el tapón, que puede formarse por acumulación de detergente.

Si el agua del lavado no logra descartarse, puede que el filtro que está antes del motor esté sucio o taponado, o que la bomba de desagüe esté averiada. Por el contrario, si la dificultad es para el llenado de la lavadora con agua limpia, puede haber un atasco con la manguera de entrada.

Finalmente, si no funciona ningún programa o lo hacen de manera deficiente o incorrecta, tenemos que pensar que hay una avería en el programador, que debe ser revisado por un especialista en arreglo de lavadoras. El peor escenario nos llevaría a necesitar cambiar el programador, pero muchas veces se debe al fallo de un sensor o de la comunicación entre los componentes, que requiera una reprogramación.

Todas estas averías, y muchas más que sería interminable listar, pueden ser atendidas por nuestros especialistas. Contamos con un equipo de profesionales de Reparacion de lavadoras San Blas altamente capacitados, que acumulan muchos años de experiencia, pero también están al día con las últimas tecnologías. Por eso podemos encargarnos de reparar tu lavadora, sea cual sea la marca o modelo, no importa si es un equipo que ya tiene sus buenos años encima o se trata del más avanzado del mercado. Ten la seguridad que nuestros profesionales sabrán dar con la avería y ofrecerte la solución más adecuada.

Reparacion de lavadoras en San Blas

Llámanos sin compromiso y recibe la vista de nuestros técnicos. Ellos realizarán un diagnóstico preciso y te ofrecerán las alternativas de solución, siempre pensando en mantener ajustados los costes y garantizarte un trabajo de calidad. Quedarás encantado con la rapidez de nuestro servicio y la profesionalidad de nuestros especialistas.

En nuestra empresa de Reparacion de lavadoras San Blas no solo nos ocupamos de solucionar cualquier problema con tu lavadora, sino que también te brindamos consejos expertos para prolongar la vida útil de tus electrodomésticos. Nuestros especialistas podrán orientarte sobre las mejores prácticas para tener siempre a punto tus equipos.

Un adecuado cuidado de tu lavadora te evitará muchos problemas, sea que se trate de un equipo doméstico o industrial debes procurar limpiar regularmente el tambor con un desincrustante. Igualmente es aconsejable limpiar el desagüe con una bolsa anticorrosión, para prevenir atascos, suciedad y malos olores.

Asimismo, conviene vigilar el estado de los depósitos de detergente y suavizante, pues estos productos desprenden partículas que se adhieren y forman una costra que obstruye los canales.

No descuides tampoco la goma de la puerta de la lavadora, pues si no cierra bien podría impedir el funcionamiento del equipo y filtrar el agua del lavado. Si está muy gastada y ya no cumple su función, debes sustituirla inmediatamente.

Otra buena costumbre es dejar la tapa de la lavadora abierta después de usarla, así como el cajón del detergente, para que se aireen y evites la formación de moho.

Son hábitos muy simples pero efectivos que previenen muchas fallas y contribuyen a alargar la vida útil de tus equipos.

Confía en el consejo experto de nuestros especialistas y obtén el mejor rendimiento de equipo. En Reparacion de lavadoras San Blas nuestra prioridad es brindarte el mejor servicio y ayudarte a solucionar cualquier inconveniente con tu lavadora, porque sabemos que un cliente satisfecho es nuestra mejor carta de presentación. Así lo ha demostrado el paso del tiempo, pues en nuestros largos años de servicio hemos conformado una base de clientes fieles que recurren a nosotros cuando se les presenta cualquier dificultad con sus lavadoras y que nos recomiendan con sus familiares y amigos.

Tanto si de trata de la lavadora de tu casa, como si es un negocio, por ejemplo una peluquería, o un restaurante, donde estos electrodomésticos tienen un uso constante, no dudes en llamarnos que atenderemos tu solicitud con la rapidez que necesitas.

Solicita tu presupuesto sin compromiso y comprueba que tenemos los mejores precios del mercado. ¡Contáctanos a Reparacion de lavadoras San Blas y no te arrepentirás!