Lavadora que no centrifuga

Si tu lavadora funciona pero no gira lo suficiente para centrifugar, se puede deber a diferentes causas. A continuación vamos a darte algunos consejos que te van a servir para cualquier tipo de lavadoras sea de la marca que sea.

Lo primero que tienes que hacer es comprobar que se encuentra bien conectada a la electricidad y que recibe energía, algo, que aunque es lógico, puede pasar. Revisa la manguera o tubo de desagüe para comprobar que no está obstruido ni torcido y que puede impedir que drene el agua. Si se encuentra doblada, intenta ponerla recta y si no puedes, tendrás que cambiarla. Si están rectas, comprueba que no están obstruidas y si es así, tendrás que limpiarlas.

Puede que se haya quemado el motor, en cuyo caso lo vas a notar por el olor y porque el interruptor automático saltará. En este caso, tendrás que cambiarlo.

Si se para la lavadora mientras el tambor está lleno, quiere decir que la bomba de agua está rota, con lo que la máquina no se vacía y por consiguiente, no centrifuga. En el caso de que complete todo el ciclo pero no centrifugue, ponla sin nada de ropa. Si ahora centrifuga, se debe al condensador.

Si el motor es de inducción y cuenta con escobillas, éstas están gastada, algo que sabrás porque el motor no tiene la fuerza suficiente para poder girar. Solo vas a necesitar un destornillador para sacarlas y comprobarlo.