Cómo limpiar tu lavadora

La lavadora es uno de los electrodomésticos más usados en un hogar así como uno de los más importantes, por eso hay que mantenerla en perfecto estado y limpiarla de vez en cuando a fondo. También puede suceder que una pieza se estropee, en cuyo caso no será necesario renovarla, sino simplemente saber que repuesto se necesita y cambiarlo.

Cómo limpiar la cal

Si la zona en la que vives tiene agua dura, seguramente se acumule cal, por  lo que se recomienda descalcificar tu lavadora cada seis meses aproximadamente para que la misma no se acumule en ella. Para hacerlo hay que vaciar el tambor y echar el contenido del descalcificador para lavadoras en el compartimiento 2 del cajetín. A continuación selecciona el programa algodón a una temperatura de 60ºC. Una vez que hay terminado, realiza otro lavado esta vez sin descalcificador, para asegurarte de que se han eliminado todos los restos.

Cómo quitar malos olores

La falta de ventilación y un uso continuado de la lavadora, puede  provocar la aparición de bacterias y de humedades que hacen que aparezcan malos olores en el electrodoméstico. Para evitar que aparezcan vacía el tambor, añade la mitad de detergente en polvo que sueles usar en un lavado normal y selecciona el programa algodón, esta vez a 90ºC o bien el programa limpieza tambor. Realiza este proceso cada veinte lavados aproximadamente.

Después de cada lavado no olvides dejar la puerta abierta para que la humedad no se quede en la goma ni en el tambor y aparezcan olores malos.

Además de estos consejos, existen otros trucos para evitar que la suciedad se acumule en tu lavadora como por ejemplo limpiarla con vinagre. Para ello llénala con agua caliente y añade 125 ml. de vinagre de manzana. Inicia un ciclo corto y cuando termine abre la puerta y deja que se ventile durante una hora. De esta manera eliminarás los hongos, las bacterias y las manchas difíciles.

A la hora de limpiar el filtro debes desenchufar la lavadora y asegurarte de que no hay agua en su interior. Después retira la tapa del mismo desenroscándola hasta que salga completamente. Retira toda la suciedad y los restos existentes con la ayuda de agua caliente y un cepillo. Con un destornillador haz girar la turbina del interior del filtro y saca los restos que pudieran encontrarse en el interior. Para terminar cierra las dos partes para que no se meta agua dentro cuando vuelvas a usar la lavadora.

Por otra parte además de secar después de cada lavado la goma y de dejar la puerta abierta para que se ventile, puedes preparar una mezcla antiséptica casera con agua, agua oxigenada y zumo de limón. Mezcla estos ingredientes y con el resultado rocía la superficie de la goma, sobre todo las zonas en las que haya mayor suciedad o moho. Pasa un paño que esté seco y seca la goma antes de colocarla en la posición inicial.

Los compartimientos del suavizante y del jabón suelen ser los grandes olvidados, aunque en este lugar se suelen acumular muchos residuos, sobre todo si se usa detergente en polvo. en cualquier caso su limpieza es muy sencilla. Necesitas 250 ml. de vinagre blanco junto con un litro de agua caliente. Prepara la mezcla en un cubo en el que puedas introducir los compartimientos. Déjalos diez minutos en remojo, acláralos y sécalos con un trozo de papel o un trapo. Si no se pueden desmontar, rocíalos con la mezcla directamente, frota con la ayuda de una esponja y después sécalos.