Cómo limpiar la puerta de la lavadora

Una de las causas principales de las manchas en la ropa y el mal olor es la suciedad que se acumula en la goma de la puerta de la lavadora. Con el uso de cada día, los residuos se van acumulando y dan un mal aspecto a este electrodoméstico, así como un olor desagradable en las prendas después de lavarlas, y manchas por el desprendimiento de la suciedad.

Con unos sencillos consejos se puede conservar esta junta como el primer día y reducir, por supuesto, la suciedad den el interior de tu lavadora. Lo primero que tienes que hacer es dejar la puerta abierta después de acabar el lavado, así se secará el agua que se haya quedado en el pliege con más velocidad. Usa de manera regular programas con agua caliente. La utilización habitual de programas frías favorece la aparición de gérmenes y de moho.

Realiza un programa con un producto especial para limpiar la lavadora a 60 grados centígrados cada seis meses aproximadamente y así podrás eliminar los residuos que se hayan ido acumulando.

Reduce la cantidad que usas de detergente y suavizante, ya que estos excesos no son eliminados por la lavadora y se van acumulando en el interior de la misma así como en la goma. Procede a su limpieza de una manera periódica con un estropajo y desengrasante, con mucho cuidado para no dañarla.

Con estos fáciles consejos esperamos que puedas conseguir que tus electrodomésticos te duren muchos años más y te ofrezcan un buen resultado.