Lavadora que no centrifuga

Si tu lavadora funciona pero no gira lo suficiente para centrifugar, se puede deber a diferentes causas. A continuación vamos a darte algunos consejos que te van a servir para cualquier tipo de lavadoras sea de la marca que sea.

Lo primero que tienes que hacer es comprobar que se encuentra bien conectada a la electricidad y que recibe energía, algo, que aunque es lógico, puede pasar. Revisa la manguera o tubo de desagüe para comprobar que no está obstruido ni torcido y que puede impedir que drene el agua. Si se encuentra doblada, intenta ponerla recta y si no puedes, tendrás que cambiarla. Si están rectas, comprueba que no están obstruidas y si es así, tendrás que limpiarlas.

Puede que se haya quemado el motor, en cuyo caso lo vas a notar por el olor y porque el interruptor automático saltará. En este caso, tendrás que cambiarlo.

Si se para la lavadora mientras el tambor está lleno, quiere decir que la bomba de agua está rota, con lo que la máquina no se vacía y por consiguiente, no centrifuga. En el caso de que complete todo el ciclo pero no centrifugue, ponla sin nada de ropa. Si ahora centrifuga, se debe al condensador.

Si el motor es de inducción y cuenta con escobillas, éstas están gastada, algo que sabrás porque el motor no tiene la fuerza suficiente para poder girar. Solo vas a necesitar un destornillador para sacarlas y comprobarlo.

Programa a elegir en la lavadora dependiendo de las prendas

Para alargar la vida de la lavadora, así como el de todas nuestras prendas, es imprescindible escoger el programa correcto en cada uno de los lavados. Las lavadoras tienen muchas funciones aunque se desconocen su utilidad verdadera y por tanto usamos solamente uno o dos programas como mucho. Por ello queremos explicar el programa que se debe elegir en función del tejido que vamos a lavar y lograremos con ello, un resultado perfecto para nuestra ropa y para que nuestra lavadora dure muchos años más en buen estado.

Por regla general casi todas las lavadoras usan los mismos programas, aunque hay algunas marcas que tienen algunos más fuera de lo habitual. Vamos a explicarlos:

Algodón

Este programa está pensado para lavar tejidos resistentes como el lino o el algodón y admite la máxima carga de la lavadora. Para lavar las prendas de color se debe poner a 60º como máximo y para la ropa blanca o de color sólido se recomienda ponerlo entre 60º y 90º.

Sintéticos

Perfecto para lavar los tejidos que son menos resistentes como el algodón fino, la fibra sintética y los tejidos mixtos, como blusas o camisas ya que estas prendas absorben menos agua resultando más sensibles a las temperaturas altas, por lo que deben lavarse como máximo a 60º así como no alcanzar la carga máxima de la lavadora.

Delicado

Función suave dirigida a los tejidos delicados como la viscosa, el satén y la seda. En este caso la carga no debe superar los dos kilos, ya que la centrifugación se hace a máxima velocidad.

Lana

Para lavar prendas de lana ya que este tejido se suele apelmazar encogiendo con facilidad. En este programa se van realizando paradas durante el lavado para dejar reposar las prendas y que no se apelmacen.

Rápido

Su duración máxima es de quince minutos y con un centrifugado. Está pensado para refrescar tejidos sintéticos o de algodón y para dar un primer lavado a las prendas nuevas.

Limpieza de tambor

Es importante tener el tambor y la cubeta muy limpios para garantizar un buen lavado de la ropa y para alargar la vida de la lavadora. Es bueno para quienes no ponen la lavadora a más de 40º o cuando no se utiliza durante un período de tiempo. Si no se cuenta con este programa, se puede usar la opción de algodón a 90º.

Detergente

Es fundamental usar el detergente correcto para cada lavado. Por ejemplo, para las prendas blancas es más eficaz el detergente en polvo ya que suele tener blanqueantes que potencian la blancura de la ropa. Si la ropa es de color el detergente líquido es el más adecuado. Para prendas delicadas o de lana, se deben usar detergentes concretos para estas prendas y que se mantengan nuevas después de cada lavado.

Por último es imprescindible llevar a cabo revisiones del funcionamiento de la lavadora y ante una avería, se debe contactar con un experto en lavadoras.

[yasr_visitor_votes size=»medium»]

Errores al poner una lavadora

Patentada en el año 1601 en Inglaterra, la lavadora es un electrodoméstico imprescindible en nuestras vidas aunque no por ello demasiado conocido. Hay pocos factores que marcan la diferencia entre un lavado bueno desde un punto de vista práctico, es decir, ropa perfumada y limpia, hasta un lavado ecológico, o lo que es lo mismo, que cause poco impacto en el medio ambiente. Pero siempre se peca por defecto o por exceso y acaba costándonos dinero, ropa menos duradera y más agua, además de acortar la vida de la lavadora. Por eso toma nota de los errores más comunes que se cometen al poner una lavadora.

El uso de demasiado detergente y/o suavizante es uno de los errores que más se comenten. Y es que utilizar más jabón no significa mayor limpieza, ya que cuando se echa demasiado, se genera una capa muy gruesa de espuma que provoca que los restos de suciedad como pelusa, pelos o arenilla, permanezcan flotando en el agua, impidiendo que desaparezcan de manera correcta por el desagüe. Como máximo se debe llenar el cazo de detergente hasta la mitad, y si solo se trata de un lavado ligero, con un tercio va a ser suficiente. Usar demasiado suavizante también puede crear manchas en la ropa, contaminar más y eliminar la capacidad de las toallas para eliminar la humedad.

Si haces una carga completa de la lavadora, ahorrarás agua. El orden es importante también: debes meter la ropa que está más sucia al final para que tenga una fricción mayor y un lavado mejor.

Aunque lavar con agua fría es lo mejor para nuestro planeta, lo cierto es que hay detergentes que necesitan una temperatura algo más cálida para disolverse, lavar mejor y no dejar ninguna mancha, como el detergente en polvo. En cualquier caso en las etiquetas pondrá si son aptos para lavar en frío.

Hay que usar el programa de secado adecuado a cada prenda. Por ejemplo, para las prendas delicadas no es necesaria demasiada temperatura, mientras que para las prendas resistentes, para la ropa de cama y para las toallas, lo más adecuado es el programa de secado para algodón.

Otro error muy frecuente es no separar la ropa bien. Se debe hacer por colores para que las ropas de colores más chillones no tiñan la ropa blanca. Aunque también hay que separar por materiales, es decir, aquella ropa que deje pelusillas, se debe separar del resto, así como las toallas, para evitar que creen un efecto abrasiva sobre el resto de prendas. Con todo esto vas a cuidar tanto tu ropa como tu lavadora.

Cómo llevar a cabo un mantenimiento correcto de la lavadora

La lavadora, al igual que cualquier electrodoméstico, necesita un mantenimiento periódico para que funcione correctamente y tenga una larga vida. Su funcionamiento es sencillo y fácil ya que solo cuenta con un tambor que gira y que lleva unos agujeros pequeños para que entre el detergente y el agua.

Antes de comenzar hay que desenchufar la lavadora. Coloca un barreño debajo del filtro por si quedar algo de agua dentro. En cualquier caso se aconseja poner la lavadora antes de limpiar, en el programa para desaguar y así no se quedará nada de agua en el interior.

Prácticamente todas las lavadoras tienen en la parte de abajo a la derecha un filtro que se encarga de protegerla para que no pueda entrar a la bomba de desagüe ningún objeto extraño. Para quitar la rosca del filtro, habrá que quitar el plástico protector con cuidado para no dañarlo. Se desenrosca el filtro y se limpia debajo del grifo de agua para eliminar la suciedad más gorda. Después con la ayuda de un cepillo de dientes se quita el resto de la suciedad. Hay que fijarse que algunos modelos tienen un tubo al lado del filtro que lleva un tapó que hay que quitar para limpiarlo mejor.

Para limpiar el cajón del detergente hay que desplazar el mismo hacia atrás y encima del mismo suele tener un botón para quitarlo. Se presiona el mismo y se retira el cajón. Se quita la parte de arriba del suavizante para limpiar el orificio perfectamente, ya que en ocasiones la ropa no huele a suavizante y se debe a este motivo. Se vuelve a colocar asegurándose de que está bien encajado.

Para limpiar el filtro de entrada de agua, desenchufaremos también la lavadora. En la parte trasera de la misma hay un agujero que es por donde el agua entra a la lavadora. Se quita la goma de entrada y se retira un filtro de plástico que lleva para limpiarlo perfectamente, incluso los orificios más pequeños en los que la suciedad puede quedarse incrustada. Se puede limpiar con la ayuda de un cepillo viejo de dientes y se vuelve a colocar en su sitio para después colocar la goma de entrada de la lavadora.