Arreglar el cajetín de la lavadora

Si notas que el agua no llega al cajetín del detergente de tu lavadora, vamos a enseñarte cómo solucionarle en poco tiempo sin necesidad de llamar al fontanero, y gastando sólo lo que cuesta el repuesto que vamos a cambiar.

Lo primero que se suele pensar cuando el agua no sale por los agujeros del cajetín del detergente de la lavadora, es que los mismos se encuentran obstruidos, por eso lo mejor es sacar el depósito y meterlo en agua. Una vez esté bien limpio se vuelve a colocar en su sitio y comprobar si funciona ahora.

Si no es así, es muy probable que el problema sea de la electroválvula, una pieza que se coloca en la entrada del agua y que gracias al programador, abre y cierra el paso de ésta. Hay que saber que el tetón que se encuentra a la derecha es donde va enganchado el manguito que va hasta la cubeta del detergente y la rosca de la izquierda es donde se engancha el tubo de la toma de agua que va hasta el grifo de la pared. En la zona superior tiene unas piezas metálicas que se enganchan a los cables. La pletina metálica es para sujetarla con la pared del electrodoméstico.

Lo primero que hay que hacer es cerrar la llave de paso del agua y después desenchufar la lavadora. A continuación quita la parte de arriba y desenrosca la goma de la toma de agua. Con la ayuda de unos alicates quita la abrazadera del manguito que se introduce en la electroválvula. A veces esta abrazadera va cerrada con un tornillo, por lo que habrá que usar un destornillador para aflojarlo. Lo siguiente que hay que hacer es quitar los conectores eléctricos, algo que hay que hacer con los alicates. Cuando todo esté suelto, se quitan los tornillos que se encargan de sujetarlo a la lavadora y que se encuentran también en la parte trasera.

Con la pieza ya suelta, lo mejor es acercarse a la tienda de recambios para que te den una exactamente igual. Existen dos tipos de electroválvula dependiendo de su salida de agua. Unos van rectos y otros hacia abajo. Una vez lo tengas, tendrás que hacer exactamente lo mismo que para quitarla pero a la inversa. Recuerda la posición de los conectores cuando los estés quitando para evitar sorpresas después. Antes de cerrarla, ponla en marcha para comprobar que no tiene fugas y funciona correctamente.