Repuestos de lavadoras

Si tu lavadora no funciona bien porque una pieza se ha roto, se pueden seguir dos caminos. Uno es el más caro y el menos ecológico y consiste en comprar una lavadora nueva directamente. La otra opción más barata, ecológica y lógica, es sustituir la pieza que no funciona. Si se elige esta última opción, vamos a dar una lista de los repuestos que se pueden encontrar en una tienda especializada.

Lista de repuestos:

  • Están los amortiguadores, que son una pieza clave para la suspensión de la lavadora.
  • Las bisagras de las puertas son necesarias para su correcta apertura y cierre de las mismas, y son conocidas también como pernio, gozne o charnela.
  • Las bombas de desagüe o de vaciado son las piezas que se encargan de vaciar el agua que sobra del interior de tu lavadora.
  • Los cierres eléctricos impiden que la puerta se abra mientras está funcionando. También es conocida como micro de retardo, seguro de puerta o blocapuerta.
  • Los condensadores ayudan a arrancar el motor de la lavadora.
  • Los contrapesos evitan que se mueva la lavadora, que haga ruido o que vibre demasiado.
  • Las corres comunican la cuba con el motor para que pueda girar la primera.
  • Las crucetas con eje soportan el peso del cesto.
  • Las cubas llamadas también tambores o bombos, contienen la ropa durante el lavado.
  • Las electroválvulas son unas piezas imprescindibles a la hora de controlar el flujo del agua.
  • Las escobillas son piezas claves para ayudar al motor a que realice su función.
  • Los filtros antiparasitarios evitan que las interferencias se emitan en la red eléctrica y que pueden llegar a afectar a otros electrodomésticos dentro del hogar.
  • Los filtros de bomba son los encargados de recoger la suciedad que nuestra ropa genera al lavarse como hilos o pelusas.
  • Las gomas de escotilla o fuelle de escotilla mantienen hermético el cierre de puerta para que el agua no se salga.
  • Los interruptores y teclados controlan la lavadora.
  • Las jaboneras o dosificadores de detergente, son los espacios en los que se pone el jabón y el suavizante para lavar la ropa.
  • Los mandos programadores son usados para controlar los programas de lavado.
  • Los pestillos y manetas son necesarios para el cierre correcto de la puerta de tu lavadora.
  • Los motores son la pieza más importante probablemente en una lavadora, ya que consiguen la gire la cuba y que todo lo demás funcione de manera correcta.
  • Dentro del motor de la lavadora encontramos los módulos electrónicos o unidad de control y que son el “cerebro” de la lavadora, controlando las funciones de la misma.
  • Las poleas de tambor transmiten la fuerza del motor hacia la cuba.
  • Los presostatos controlan el nivel del agua que van entrando en la cuba.
  • Los programadores controlan los ciclos de lavado.
  • Las puertas de la lavadora son imprescindibles para que el contenido que tiene la misma se mantenga en el interior durante el lavado.
  • Las resistencias son las encargadas de calentar dentro de la cuba el agua.
  • Los retenes son las juntas de goma que ayudan a evitar que se salga el agua entre las crucetas y los rodamientos.
  • Los bateadores, las aletas y los rociadores, remueven, golpean y rocían de agua toda la ropa durante el lavado.
  • Los rodamientos o cojinetes, evitan que la cuba haga ruido durante el giro.
  • Los termostatos activan las resistencias de la lavadora para controlar la temperatura del agua.
  • Los tubos para jaboneras son los encargados de transportar el jabón desde las mismas hasta el tambor.
  • Los tubos de desagüe y de entrada conectar las tuberías de agua con la lavadora, tanto para la entrada como para la salida.

Existen también otro tipo de accesorios como bolsas de malla, abrazaderas, calcificadores, embellecedores, tacómetros, muelles o desincrustantes.

Programa a elegir en la lavadora dependiendo de las prendas

Para alargar la vida de la lavadora, así como el de todas nuestras prendas, es imprescindible escoger el programa correcto en cada uno de los lavados. Las lavadoras tienen muchas funciones aunque se desconocen su utilidad verdadera y por tanto usamos solamente uno o dos programas como mucho. Por ello queremos explicar el programa que se debe elegir en función del tejido que vamos a lavar y lograremos con ello, un resultado perfecto para nuestra ropa y para que nuestra lavadora dure muchos años más en buen estado.

Por regla general casi todas las lavadoras usan los mismos programas, aunque hay algunas marcas que tienen algunos más fuera de lo habitual. Vamos a explicarlos:

Algodón

Este programa está pensado para lavar tejidos resistentes como el lino o el algodón y admite la máxima carga de la lavadora. Para lavar las prendas de color se debe poner a 60º como máximo y para la ropa blanca o de color sólido se recomienda ponerlo entre 60º y 90º.

Sintéticos

Perfecto para lavar los tejidos que son menos resistentes como el algodón fino, la fibra sintética y los tejidos mixtos, como blusas o camisas ya que estas prendas absorben menos agua resultando más sensibles a las temperaturas altas, por lo que deben lavarse como máximo a 60º así como no alcanzar la carga máxima de la lavadora.

Delicado

Función suave dirigida a los tejidos delicados como la viscosa, el satén y la seda. En este caso la carga no debe superar los dos kilos, ya que la centrifugación se hace a máxima velocidad.

Lana

Para lavar prendas de lana ya que este tejido se suele apelmazar encogiendo con facilidad. En este programa se van realizando paradas durante el lavado para dejar reposar las prendas y que no se apelmacen.

Rápido

Su duración máxima es de quince minutos y con un centrifugado. Está pensado para refrescar tejidos sintéticos o de algodón y para dar un primer lavado a las prendas nuevas.

Limpieza de tambor

Es importante tener el tambor y la cubeta muy limpios para garantizar un buen lavado de la ropa y para alargar la vida de la lavadora. Es bueno para quienes no ponen la lavadora a más de 40º o cuando no se utiliza durante un período de tiempo. Si no se cuenta con este programa, se puede usar la opción de algodón a 90º.

Detergente

Es fundamental usar el detergente correcto para cada lavado. Por ejemplo, para las prendas blancas es más eficaz el detergente en polvo ya que suele tener blanqueantes que potencian la blancura de la ropa. Si la ropa es de color el detergente líquido es el más adecuado. Para prendas delicadas o de lana, se deben usar detergentes concretos para estas prendas y que se mantengan nuevas después de cada lavado.

Por último es imprescindible llevar a cabo revisiones del funcionamiento de la lavadora y ante una avería, se debe contactar con un experto en lavadoras.

Lavadora que no centrifuga

Si tu lavadora funciona pero no gira lo suficiente para centrifugar, se puede deber a diferentes causas. A continuación vamos a darte algunos consejos que te van a servir para cualquier tipo de lavadoras sea de la marca que sea.

Lo primero que tienes que hacer es comprobar que se encuentra bien conectada a la electricidad y que recibe energía, algo, que aunque es lógico, puede pasar. Revisa la manguera o tubo de desagüe para comprobar que no está obstruido ni torcido y que puede impedir que drene el agua. Si se encuentra doblada, intenta ponerla recta y si no puedes, tendrás que cambiarla. Si están rectas, comprueba que no están obstruidas y si es así, tendrás que limpiarlas.

Puede que se haya quemado el motor, en cuyo caso lo vas a notar por el olor y porque el interruptor automático saltará. En este caso, tendrás que cambiarlo.

Si se para la lavadora mientras el tambor está lleno, quiere decir que la bomba de agua está rota, con lo que la máquina no se vacía y por consiguiente, no centrifuga. En el caso de que complete todo el ciclo pero no centrifugue, ponla sin nada de ropa. Si ahora centrifuga, se debe al condensador.

Si el motor es de inducción y cuenta con escobillas, éstas están gastada, algo que sabrás porque el motor no tiene la fuerza suficiente para poder girar. Solo vas a necesitar un destornillador para sacarlas y comprobarlo.